fbpx

Novedades

Fundación Ruta Sostenible y su propuesta de conservación ambiental

La Fundación Ruta Sostenible nació en agosto de 2016, en Armenia, conformada por los ingenieros Juan Antonio Ovalle y Ramiro Murcia, con el fin de prestar su apoyo y tiempo al tema ambiental, con un enfoque en protección y conservación.

 

Entre los proyectos que adelanta la fundación se encuentran actividades de asesoría legal, asesoría a proyectos de gestión ambiental, manejo de residuos, trámites ambientales y consultoría en el tema de emisiones en alianza con otras organizaciones. Por su parte, el equipo de la fundación tiene un proyecto de eco regalos que busca invitar a las personas a fidelizarse con la conservación ambiental, consiste en regalar árboles nativos de la región empacados con productos reciclables.

Image may contain: candles

Los árboles que la fundación distribuye funcionan como recordatorios corporativos en eventos; en vez de un lapicero o una libreta con el logo de la empresa, los invitados se llevan a casa un árbol marcado que luego pueden trasplantar a su jardín para dejar una huella y ayudar a la conservación de especies propias de la zona cafetera. Es por esto que se prefieren árboles de conservación a los maderables. Entre los que se han repartido, hay guayacanes amarillos y rosados, nogales, cafeteros, guamos, pomarrosos, robles, cedros, chirlobirlos y montefríos. En ocasiones, Juan Antonio y Ramiro también salen por las calles de Armenia y entregan árboles a la gente. En total, estiman que han entregado entre 500 y 800 árboles.

 

Otra línea en la que trabaja la fundación es en el manejo de residuos sólidos y el reciclaje de aceites usados. Esto se lleva a cabo en alianza con conjuntos residenciales, donde se ubican unas canecas y se conversa con los habitantes para invitarlos a desechar sus aceites usados en las canecas que cada mes recolecta el equipo de la fundación. Son 15 conjuntos residenciales de Armenia los que hacen parte de esta iniciativa, la cual busca evitar que la gente eche el aceite por el desagüe o lo venda a compradores ilegales que luego lo revenden. Luego de la recolección, la fundación hace alianzas con organizaciones autorizadas para convertir el aceite en biodiesel y garantizarle un nuevo ciclo de vida al material. De esta forma, este no llega al relleno sanitario ni contamina el agua.

 

Adicionalmente, la Fundación Ruta Sostenible adelanta una campaña en sus redes sociales para promover la protección de las redes de acueducto. Actualmente, nueve municipios del Quindío cuentan con EPQ (Empresas Públicas del Quindío) y dos cuentan con Petar (Planta de Tratamiento de Aguas Residuales), por lo que en el resto de municipios se acostumbra arrojar los desechos a los ríos, práctica a la que se busca hacer frente para que la gente tome conciencia.

Image may contain: 4 people, people smiling

Tras haber participado en eventos como Huilcamayú, Siembra y campañas de donación de sangre de la Cruz Roja, esta organización se mantiene firme en su trabajo por la protección y conservación, así como la educación a la gente para que adopte un estilo de vida eco responsable.

Leer más

El medio para aprender a vivir de forma sostenible

Esfera Viva es una organización que se fundó en 2014 con el fin de desarrollar estrategias y acciones para la construcción colectiva de territorios ambientales sostenibles. Nació en Medellín con tres socias: Lida Patricia Giraldo, Valeria Zapata Giraldo y Juliana Zapata Giraldo, quienes han dedicado sus carreras al tema ambiental. El equipo se encarga de generar contenido digital con enfoque ambiental y de carácter educativo, abrir espacios para la conversación sobre el tema ambiental y la organización de talleres y recorridos que permitan la apropiación del territorio.

Desde su creación, la respuesta de la ciudadanía fue creciendo y las personas comenzaron a pedirle a Esfera Viva que hiciera eventos. En alianza con otras organizaciones y expertos en el tema, la organización realiza conversatorios, charlas, talleres y recorridos sobre las diversas ramas de la sostenibilidad ambiental: biodiversidad, calidad del aire, cambio climático, consumo responsable, agroeconomía, transporte sostenible, urbanismo, entre otros. Al primer evento que realizaron asistieron 120 personas. Tal fue la acogida desde el principio, que a veces las organizadoras han tenido que buscar nuevos espacios para cubrir la demanda del público.

Los eventos más recientes han sido una charla en Victoria Regia, un conversatorio sobre áreas protegidas urbanas y un paseo en bicicleta acompañado de Encicla. El próximo 15 de septiembre realizarán un recorrido por el centro para aprender sobre los árboles patrimoniales. En su sitio web se encuentra toda la información acerca de los encuentros, así como guías de actividades ambientales, curiosidades, tips y tutoriales para adoptar un estilo de vida verde.

Esfera Viva trabaja de la mano de varias empresas construyendo estrategias de educación ambiental. El modelo de trabajo del equipo de Esfera Viva es el trabajo en red, pues funciona de forma orgánica y se facilita gracias a la respuesta de la gente, quien aprende a dar de lo que tiene para compartir. En el último año, sus estrategias y actividades han logrado vincular a 27 empresas públicas, privadas y organizaciones sociales, así como 30 expertos en sostenibilidad ambiental que han asistido a los encuentros como invitados especiales.

“Son espacios que le hacen mucha falta a la ciudad y a la ciudadanía”, cuenta Valeria Zapata, directora de comunicaciones y educación de la organización. Ella y sus dos socias trabajan de forma permanente en Esfera Viva. A su vez, hacen contrataciones por proyectos con otros empleados del medio. También han contado con el apoyo de 30 voluntarios que han colaborado con la organización de eventos, aunque por el momento este  proyecto está en fase de reconstrucción para buscar la verdadera esencia del trabajo voluntario que caracteriza esta comunidad. La gestión de la organización impacta actualmente tanto a empresas como a ciudadanos de Medellín y el Área Metropolitana del Valle de Aburrá con sus estrategias de cultura, educación y acciones de responsabilidad social y ambiental.


Fotografías por Valeria Zapata.

Todo el contenido de Esfera Viva está disponible en su sitio web y en sus redes sociales: Facebook, Instagram y Twitter.

 

Leer más

Try My Ride: las posibilidades del transporte sostenible

Publicado en

La bicicleta, la caminata, el transporte público y el carro particular son los medios de transporte que se utilizan en Medellín. En mayor medida, el medio particular. Try My Ride es el Talento Verde que diseña estrategias de movilidad sostenible para que todos los medios sean aprovechados al máximo dentro de las organizaciones, y de esta forma, cambiar los hábitos de movilidad en los colaboradores de las empresas. Esto lo logra sin satanizar ningún medio; la clave está en la organización y la creación de una comunidad que comparta sus hábitos de transporte.

Try my Ride, lleva cuatro años trabajando en la transformación de movilidad en Bogotá, Medellín y Cali y se encuentra en proceso de internalización a Perú y a México. En Medellín lleva un año y es donde ha tenido mayor acogida, debido a un informe publicado por el IDEAM, el que asegura que la calidad del aire en el Valle de Aburrá es la peor de todo Colombia. Fue por esto, que el Área Metropolitana publicó la resolución 1379 de 2017, que obliga a actuar a las organizaciones con más de 200 empleados para desarrollar un plan de movilidad sostenible y reducir sus emisiones de CO2. Tras las contingencias ambientales en el Valle de Aburrá durante el 2015, Try My Ride tuvo un notorio reconocimiento en Medellín y en un año de gestión dentro de la ciudad ya cuenta con una comunidad de quince mil personas inscritas (hasta junio del 2018).

¿Cómo funciona Try My Ride? Se trata de una aplicación móvil que se utiliza a nivel corporativo, en una comunidad cerrada, donde los usuarios publican sus recorridos hacia y desde su lugar de trabajo., especifican el medio de transporte a utilizar y los cupos disponibles. De esta forma, los compañeros de trabajo pueden agruparse para viajar más seguros si van en bicicleta o caminando; y si utilizan el carro particular, pueden concertar con los compañeros para hacer viajes colectivos.

Doce empresas de Medellín hacen uso de la plataforma, y cada una tiene un sistema de puntos personalizado para adaptarse a los hábitos de sus empleados. Entre las organizaciones aliadas de Try My Ride se encuentran Bancolombia, Grupo Éxito, Isa, Cámara de Comercio, Protección, Grupo Sura, Grupo Argos, Grupo Orbis, TCC, Servientrega, entre otros. En total, cien toneladas de CO2 han sido ahorradas, y un 25% de las personas que tienen vehículo particular lo comenzaron a dejar en su casa al menos una vez por semana, lo que da cuenta del principal objetivo de la aplicación: fomentar el transporte sostenible.

Pero para implementar este proyecto es necesario superar varias barreras mentales que tienen las personas, pues algunos medios de transporte son vistos como peligrosos o poco viables. Desde allí también trabaja Try My Ride, mostrando que cada medio puede ser aprovechado. También es por esto que funciona como una comunidad cerrada, para garantizar la seguridad de todos los usuarios y placer en el desplazamiento. En Medellín se ha visto que las personas suelen actuar solamente cuando hay contingencia ambiental, por lo que Try My Ride busca ir más allá de la obligación y hacer gestión del cambio. “Nos vemos como parte del problema lo más importante es que todos somos también parte de la solución”, cuenta Paula Ruiz, miembro del equipo Try My Ride.

Un valor agregado que se encuentra en el uso de la plataforma radica en que se trata de una inversión que beneficia a las empresas, pues según los indicadores de Try My Ride, aprovechar sus funciones genera ahorros en las corporaciones, optimizando hasta en un 30% la administración de los parqueaderos y al hacer más eficiente en tiempo y costos la movilidad de sus colaboradores.

Leer más

El equipo que busca transformar en el campo y en la ciudad

Publicado en

3colibrís nace a partir de la experiencia que tuvo Ana Prada, su creadora, cuando trabajó en la región del Catatumbo. En esta época, hace 3 años, ella trabajaba como columnista en un think tank latinoamericano, donde hubo un artículo polémico sobre la apropiación de aguas comunitarias, el cual no fue publicado. Esto, junto con la conmoción que sintió a raíz de sus actividades en el Catatumbo, sus investigaciones previas en el macizo colombiano en el Cauca y el panorama de los acuerdos de paz, dieron como resultado una inquietud que luego se convirtió en una idea. Ana se unió con algunos de sus amigos para crear 3colibrís, que nace en junio de 2015 como un blog para compartir historias, poemas, fotografías y todo tipo de contenido con el fin de acercar a las personas al campo.

Inicialmente, 3colibrís buscaba acercar el campo a la ciudad, pero con el tiempo se ha convertido en un proceso distinto, pues Ana encontró una necesidad de acompañamiento en los proyectos productivos rurales. “En mi andar me di cuenta de que la parte más frágil del agricultor es la parte de la comercialización; no tiene claras estrategias, depende mucho de intermediarios”, comenta, y asegura que esto se debe a la falta de conocimiento y de redes, lo que podría solucionarse a través de la autogestión. Así es como 3colibrís comienza a enfocarse en resolver los problemas de mercadeo y comercialización de la agricultura campesina familiar y étnica. A partir de esto, trabajan por proyectos que realizan también en alianza con otras organizaciones.

Su proyecto más grande se llama Custodios de esperanza, el cual inició en 2016 y aún sigue en marcha. Se trata de una investigación que busca entender cómo funcionan, se organizan, producen y comercializan aquellos agricultores latinoamericanos a quienes les está yendo bien. El proyecto tuvo una fase de planeación que duró tres meses, para luego pasar a la ejecución, que consistió en un viaje por 10 países, desde México hasta Perú, pasando por Cuba. En él, el equipo de 3colibrís recopiló conocimiento agrícola para traerlo a Colombia y compartirlo.

“Las personas creen que lo orgánico es romántico, de hippies, que no se da o no se puede”, expresa Ana, pues es precisamente con estas ideas preconcebidas que 3colibrís trabaja, con el propósito de transmitir esperanza y demostrar que sí es posible una agricultura ecológica como un estilo de vida digno. Para esto, 3colibrís participa en eventos masivos, charlas y realiza publicaciones periodísticas en su plataforma. En este momento hay una muestra fotográfica itinerante por las bibliotecas públicas de Medellín; son veinte fotos que invitan a la gente a acercarse al campo y a conocer la agricultura sustentable, así como la agroecología, para promover la producción y el consumo agroecológico como una herramienta de construcción de paz.

3colibrís trabaja de forma virtual, a través de la plataforma Slack. Nació como una forma de empleo voluntario, con proyectos y metas periódicas. Este grupo de sociólogos, biólogos, diseñadores y microbiólogos se reúne periódicamente y, al compartir todos una visión común, el proceso se ha desarrollado de forma muy orgánica. También cuentan con más de 50 aliados institucionales entre los que se encuentran Agrosolidaria, la Red de Guardianes de Semillas en Latinoamérica y diversos agricultores de la región. Además, la organización hace parte de la Red Nacional de Agricultura Familiar de Colombia, es la red agroecológica más diversa de la región y cuenta con la red Ciudadanos Circulares, la cual se dedica a promover el intercambio de ideas y el apoyo entre pequeños emprendimientos. El trabajo en red se extiende al plano académico; 3colibrís trabaja con semilleros de investigación de la Universidad del Rosario y con la biored liderada por la docente Neidy Lorena Clavijo, de la Pontificia Universidad Javeriana. Afirma Ana Prada que el trabajo en red les permite fomentar la autogestión, y de esta manera, llegar más lejos.

 

Leer más

Camel Hub

Publicado en

¿Te has imaginado alguna vez un lugar que reúna varias organizaciones que trabajen por la sostenibilidad ambiental en un mismo sitio? En Talento Verde encontramos ese lugar perfecto en Envigado, Antioquia y queremos contarles su historia.

En el año 2016, dos emprendedores inquietos por el tema de la movilidad en el Valle de Aburrá y por las condiciones de teletrabajo actuales, empezaron a preguntarse cómo podían mejorar la calidad de vida y al mismo tiempo incrementar la productividad, lo que los llevó a indagar sobre qué pensaban las personas si su lugar de trabajo estuviera cerca a sus casas.

Tras una búsqueda sin resultados de escenarios laborales que cumplieran estas características, Mauricio y Jimena vieron el potencial de crear su negocio en un lugar cercano al sistema metro y a las avenidas principales, es de allí de donde nace Camel Hub después de unir esfuerzos con otros dos emprendedores, Marcela y Mario.

Hoy Camel Hub es conocido como un espacio de coworking que puede mejorar la calidad de vida de los trabajadores, freelancers y emprendedores para que alcancen su máximo nivel de productividad y diferenciación, mientras contribuyen a la movilidad sostenible.

Desde que conocimos su historia, nos ha llamado la atención su compromiso con la sostenibilidad, pues todo su modelo de negocio gira alrededor de cinco de los objetivos de desarrollo sostenible (ODS) de las Naciones Unidas: salud y bienestar, trabajo decente y crecimiento económico, ciudades y comunidades sostenibles, producción y consumo responsable y acción por el clima.

Cuando llegas a Camel Hub, con su amabilidad te ofrecen una bebida caliente para tomar y te dan un pocillo y un mezclador en madera para que lo disfrutes. Nuestra apreciación al respecto fue su coherencia con el mensaje que quieren dar,  pues como nos mencionó Mauricio Zenteno su director, este espacio tiene que ser circular, es decir, no usan desechables, el cartón y el vidrio es reutilizado para decoración, están conectados con los recicladores, el ripio del café lo secan para regalarlo a las personas que tengan fincas, y ahí no paran sus acciones, pronto encontremos instalados algunos biciparqueaderos para fomentar el uso de la bicicleta y la movilidad sostenible de sus coworkers.

Nunca imaginamos encontrar en un mismo lugar tantos talentos verdes, por ejemplo, hoy Camel Hub alberga 16 startups y organizaciones que trabajan en temas fundamentales para la sostenibilidad ambiental como: tratamiento de aguas, gestión de plástico, movilidad sostenible, bioconstrucción y agroecología.

Camel Hub ha logrado acercar el lugar de trabajo a muchísimas personas, quienes se desplazan por lo general a pie, en bicicleta o en transporte público, pero como es normal, estos cuatro emprendedores aún tienen muchos sueños por cumplir, entre los cuales resaltamos:

  • Una posible expansión a varios lugares de la ciudad que acerquen el lugar de trabajo a muchas más personas.
  • Que el número de iniciativas que alberguen y que trabajen por generar un impacto socio-ambiental positivo crezca cada vez más.
  • Crear un ecosistema y una red de coworkings en la ciudad que permitan competir con los más grandes.

Esperamos que estos talentos verdes logren estos y más sueños. Y definitivamente queremos encontrar más iniciativas como estas que quieran contribuir a la sostenibilidad de Colombia con su granito de arena.

Si quieren saber más sobre Camel Hub, síganlos en instagram, facebook, twitter y linkedin como @camelhubsas o visiten su sitio web camelhub.co

Por último, los invitamos a que no se pierdan de espacios de interacción brindados por esta organización como: jornadas de networking entre los startups,  mercados colaborativos, workshops con expertos en temas de emprendimientos verdes y economía circular y constantes jornadas de co-creación abiertas al público.

Leer más