fbpx

Novedades

Fundación Verde olivo

Publicado en en Contenidos

 

La Fundación Verde Olivo formalizada en Bogotá en febrero de 2018 y con una trayectoria de trabajo de aproximadamente 2 años, busca integrar a todos los actores de la economía circular para lograr cero basuras.

Angélica Fernández, ingeniera ambiental y fundadora de la iniciativa, habló con Talento verde de los retos que tiene hoy la Fundación, entre los cuales se encuentran el programa de reciclaje de aceite de cocina, el programa tecnorecicla, y el apalancamiento de proyectos a través de asesorías.

33197428_221568315101217_1460813068513574912_n

Dado que 1 litro de aceite usado contamina 1000 litros de agua y además su consumo en estado de oxidación representa un problema para la salud pública, con el programa de reciclaje de aceite de cocina han logrado recoger donaciones de aceite de diferentes establecimientos y a su vez han concientizado y capacitado a colegios, municipios, empresas y restaurantes sobre su uso y disposición correcta.

El balance de finales de 2017 dejó más de tres toneladas de aceite de cocina recuperado y esperan que este valor aumente año tras año, lo cual es muy probable pues la normatividad vigente en la cual la fundación se encuentra certificada les favorece.

Para fortalecer el programa de reciclaje de aceite de cocina, paralelamente se tiene un programa de incentivos para los donantes de puntos (canecas) de recolección del aceite, lo cual se certifica y se ve reflejado en beneficios tributarios para los aportantes. El valor estimado del aporte es de $450.000.

Otro de los problemas que esta iniciativa intenta abordar tiene que ver con la dignificación de la labor de la población recicladora en Bogotá. A través del programa tecnorecicla, se pretende eliminar a los intermediarios y acercar a los generadores con los recicladores a través del desarrollo de una aplicación móvil y un sitio web que involucre a ambos actores. Adicionalmente, con el programa se capacita a los recicladores para que se conviertan en recolectores de todo tipo de residuos aprovechables, cambiando su mentalidad y enseñándoles que su papel es fundamental para la sociedad.

34847720_227193897871992_7407796065555972096_n

 

Hasta ahora se ha hecho un acercamiento a 43 familias recicladoras que tienen ingresos mensuales entre $100.000 y $300.000, y esto nos muestra como dice Angélica, que la realidad no está detrás de un escritorio. Definitivamente esta iniciativa es un acierto, pues no solo está generando valor ambiental, también social y económico.

La labor de la fundación verde olivo no termina aquí, actualmente están enfocados en sacar adelante un proyecto productivo de mochilas hechas con neumáticos y quienes están siendo asesorados y capacitados para coserlos, ensamblarlos y comercializarlos, es un grupo de 800 personas pertenecientes a la comunidad indígena Embera Katío ubicada en Bogotá.

Para que esta iniciativa pueda ejecutar todos sus programas, tiene un equipo de trabajo multidiciplinario: una ingeniera ambiental, un programador, un ingeniero electromecánico y una contadora que apoya todos los temas administrativos y financieros de la fundación.  Algunos de estos perfiles nos demuestran que para ser talento verde no hay que ser profesionales en ciencias ambientales y de la sostenibilidad, en ocasiones se necesita más sensibilidad ambiental que conocimientos técnicos.

34811898_226795044578544_4681727133909778432_n

La fundación verde olivo requiere permanentemente voluntarios que quieran sumarse a su causa ambiental y social. Si quieres conocer más sobre ellos y contactarlos puedes buscarlos en Instagram y Facebook como @fundacionverdeolivo y en twitter como @funverdeolivo.

#soytalentoverde (3)