fbpx

Novedades

El equipo que busca transformar en el campo y en la ciudad

3colibrís nace a partir de la experiencia que tuvo Ana Prada, su creadora, cuando trabajó en la región del Catatumbo. En esta época, hace 3 años, ella trabajaba como columnista en un think tank latinoamericano, donde hubo un artículo polémico sobre la apropiación de aguas comunitarias, el cual no fue publicado. Esto, junto con la conmoción que sintió a raíz de sus actividades en el Catatumbo, sus investigaciones previas en el macizo colombiano en el Cauca y el panorama de los acuerdos de paz, dieron como resultado una inquietud que luego se convirtió en una idea. Ana se unió con algunos de sus amigos para crear 3colibrís, que nace en junio de 2015 como un blog para compartir historias, poemas, fotografías y todo tipo de contenido con el fin de acercar a las personas al campo.

Inicialmente, 3colibrís buscaba acercar el campo a la ciudad, pero con el tiempo se ha convertido en un proceso distinto, pues Ana encontró una necesidad de acompañamiento en los proyectos productivos rurales. “En mi andar me di cuenta de que la parte más frágil del agricultor es la parte de la comercialización; no tiene claras estrategias, depende mucho de intermediarios”, comenta, y asegura que esto se debe a la falta de conocimiento y de redes, lo que podría solucionarse a través de la autogestión. Así es como 3colibrís comienza a enfocarse en resolver los problemas de mercadeo y comercialización de la agricultura campesina familiar y étnica. A partir de esto, trabajan por proyectos que realizan también en alianza con otras organizaciones.

Su proyecto más grande se llama Custodios de esperanza, el cual inició en 2016 y aún sigue en marcha. Se trata de una investigación que busca entender cómo funcionan, se organizan, producen y comercializan aquellos agricultores latinoamericanos a quienes les está yendo bien. El proyecto tuvo una fase de planeación que duró tres meses, para luego pasar a la ejecución, que consistió en un viaje por 10 países, desde México hasta Perú, pasando por Cuba. En él, el equipo de 3colibrís recopiló conocimiento agrícola para traerlo a Colombia y compartirlo.

“Las personas creen que lo orgánico es romántico, de hippies, que no se da o no se puede”, expresa Ana, pues es precisamente con estas ideas preconcebidas que 3colibrís trabaja, con el propósito de transmitir esperanza y demostrar que sí es posible una agricultura ecológica como un estilo de vida digno. Para esto, 3colibrís participa en eventos masivos, charlas y realiza publicaciones periodísticas en su plataforma. En este momento hay una muestra fotográfica itinerante por las bibliotecas públicas de Medellín; son veinte fotos que invitan a la gente a acercarse al campo y a conocer la agricultura sustentable, así como la agroecología, para promover la producción y el consumo agroecológico como una herramienta de construcción de paz.

3colibrís trabaja de forma virtual, a través de la plataforma Slack. Nació como una forma de empleo voluntario, con proyectos y metas periódicas. Este grupo de sociólogos, biólogos, diseñadores y microbiólogos se reúne periódicamente y, al compartir todos una visión común, el proceso se ha desarrollado de forma muy orgánica. También cuentan con más de 50 aliados institucionales entre los que se encuentran Agrosolidaria, la Red de Guardianes de Semillas en Latinoamérica y diversos agricultores de la región. Además, la organización hace parte de la Red Nacional de Agricultura Familiar de Colombia, es la red agroecológica más diversa de la región y cuenta con la red Ciudadanos Circulares, la cual se dedica a promover el intercambio de ideas y el apoyo entre pequeños emprendimientos. El trabajo en red se extiende al plano académico; 3colibrís trabaja con semilleros de investigación de la Universidad del Rosario y con la biored liderada por la docente Neidy Lorena Clavijo, de la Pontificia Universidad Javeriana. Afirma Ana Prada que el trabajo en red les permite fomentar la autogestión, y de esta manera, llegar más lejos.